Tema Actual

  • "La alegría de vivir"
  • "La alegría de vivir"

Artículo 16.- LOS BAUTIZADOS

Estimado amigo, los que somos del pueblo de Dios, los bautizados, tenemos que usar de los sacramentos, asiduamente, porque en ellos está Dios.

Quien ama a una persona, desea verla, abrazarla, tenerla junto a sí, y los sacramentos nos permiten hacer esto, nos permiten que Dios haga esto con nosotros.

Si eres bautizado, cumple con la doctrina católica, y si alguna cosa no entiendes, ¡dale un voto de confianza a la Santa Madre Iglesia!, quiero decir, que la aceptes como verídica y pidas a Dios, a través de la Virgen María, que te aclare las dudas, porque María no dudó, no dudó y aceptó ser la Madre de Dios. No dudes tú, sólo se te pide obediencia para amar a Dios sobre todas las cosas y personas, para que tengas más en cuenta los deseos de Dios, que son el bien y lo bueno, antes que las cosas que pueden apartarte de Él.

La confesión no es una carga, la confesión es un alivio; saber que puedes ir al sacerdote y, en el secreto de la confesión, contarle tus pecados a Dios; y Dios te perdona al recibir del santo sacerdote la absolución de tus pecados; no, no es una carga la confesión, es la alegría de poder recibir la potencia del amor de Dios, que viene a ti después de una buena confesión.

La comunión, la maravillosa alegría de estar limpio de pecado para que Dios mismo, Jesús, en cuerpo y alma, pueda entrar por tu boca y llegar hasta tu corazón, llenándolo de dicha, esto es la Santa Eucaristía; y por diez-quince minutos que dura la consumición del pan, Jesús, Dios, está contigo, ¡está contigo!, está contigo.

Te quiero mucho.

Gracias.

Siempre adelante con la fe.

María Durán de Bellido

© copyright

 

CatholicosOnline | Todos los Derechos reservados | Flos Mariae