Tema Actual

  • "La alegría de vivir"
  • "La alegría de vivir"

Artículo 19.- SÍ A LOS HIJOS

Estimado amigo, sí a los hijos. El matrimonio canónico, es decir, el matrimonio efectuado en la Iglesia Católica, dice el Catecismo que un fin de este matrimonio es el de tener hijos, y también la ayuda mutua entre los esposos.

Cuando hay un plan en común, los hijos, se hace real esta ayuda que se necesita y que debe darse un cónyuge al otro. Si no hay un plan, ¿en qué se van a ayudar los esposos?; evidentemente, todas las personas, dijo Jesús, Dios, que debíamos servirnos unas a otras, pero para esto no hace falta casarse todo el mundo, uno se casa por vocación al santo matrimonio, porque cree que puede ayudar a Dios en este deseo suyo de poblar la tierra, el mundo.

Pienso y digo un sí a los hijos, de corazón. Ser sacerdote es muy, muy importante, no lo niego ni lo negaré jamás; ellos, los sacerdotes, nos dan los sacramentos, nos dan a Dios, y Dios nos da la salvación. Los matrimonios, si Dios quiere, tenemos hijos, almas, almas que deben ser salvadas, y que los sacerdotes ayudan a Dios a salvarlas, dándoles los sacramentos.

Tener hijos es una alegría; le doy gracias a mi amado esposo Xavier, que me permitió cumplir con mi vocación de ser madre, y me ayudó a ser una buena madre, siendo él un buen padre. ¡Alegría!

Amigo, cásate sólo por amor, y amando, tú y tu cónyuge, a Dios sobre todas las cosas y personas.

Te quiero mucho.

Gracias.

Siempre adelante con la fe.

María Durán de Bellido

© copyright

 

CatholicosOnline | Todos los Derechos reservados | Flos Mariae